Carrito

Si vas a visitar el Masaai Mara, experiencia que recomiendo absolutamente, es conveniente saber algo acerca de las gentes que habitan este maravilloso entorno natural y espectacular rincón del planeta. La visita a un poblado masai es una forma de adentrarnos en las costumbres y tradiciones culturales de esta comunidad.

Los Masai habitan en tierras de Kenia y Tanzania y son una tribu respetada por su inmenso valor, están tremendamente orgullosos de sus orígenes e historia y mantienen un profundo sentido de la amistad.

La importancia del ganado

Los Masai eran una antigua tribu de guerreros que, a día de hoy, son pastores semi-nómadas que buscan el pasto en las tierras del Masai Mara, moviendo sus rebaños de una zona a otra con el objetivo de que el pasto crezca de nuevo.

Según cuenta la mitología masai, esta comunidad fue creada por el dios Enkai para servir de pastores sobre todo el ganado existente en el mundo. Durante mucho tiempo, los Masai se consideraban dueños de todos los rebaños de la tierra. Esto era causa habitual de conflictos con otras comunidades vecinas.

Desde luego, la principal fuente de riqueza de los Masai se basa en el ganado, además de ser su principal sustento alimenticio, ya que de él extraen la leche, la carne y la sangre. El hecho de poseer muchos animales es un símbolo de poder y riqueza, esta condición tiene su relevancia a la hora de contraer matrimonio, ya que la dote se materializa en animales (cabras, vacas y ovejas). Cada familia tiene una media de diez animales de ganado.

A veces, los hombres pasan días enteros fuera de sus casas buscando los mejores lugares de pasto para sus animales. Estos viajes se convierten en toda una aventura para el pastor masai, ya que deben demostrar su experiencia, pericia y conocimiento sobre el territorio y los animales que en él habitan. El oficio de pastor empieza muy pronto, siendo a la temprana edad de cinco años cuando comienzan a ayudar con los anímales.

En la actualidad, hay unos 880.000 masais aproximadamente y, aunque sus vidas giran en torno al ganado, muchos de ellos tienen otros empleos y profesiones, conviviendo con absoluto respeto hacia sus tradiciones.

Transmisión cultural

Masai significa “el que habla la lengua olmaa” en suahili, es decir, ‘aquellos que poseen una lengua común’. Uno de los principios fundamentales de este pueblo, es transmitir, de generación en generación, todos los conocimientos adquiridos por los mayores a los más jóvenes. Un sistema comunitario en el que se aprende sobre plantas, animales, costumbres e historia y orígenes del pueblo. Estos conocimientos se transmiten de forma oral a través de leyendas, oraciones, proverbios y cuentos con el fin de facilitar su aprendizaje.

Asentamiento típico de los Masai

El poblado masai recibe el nombre de boma, enkang o kraak, según la zona, y tiene una forma circular. Se trata de un conjunto de chozas construidas con adobe, estiércol y ramas denominadas ‘manyatas’ y dispuestas en círculo con el propósito de proteger el interior de los depredadores. Estas casas están cercadas por una segunda barreara, que consiste en un cierre de acacia lleno de espinos con el fin de evitar el ataque de leones y otros animales salvajes, y la salida sin control del ganado.

¿Cómo se organizan?

Los Masai presumen de tener una organización muy jerárquica en torno a grupos de edad y de hombres.

Dentro de la tribu, la sociedad se estructura en tres grupos, según edades:

  • Niños y niñas.
  • Jóvenes y adolescentes.
  • Adultos. Estos, a su vez, se dividen en hombres y mujeres, y si tienen descendencia o no.

El hombre de la tribu

Hay cuatro fases vitales:

  • Desde la infancia.
  • Guerrero menor.
  • Guerrero mayor.
  • Adultos.

Se van organizando en clanes y, conforme van superando cada fase, van asumiendo derechos y responsabilidades.  Con 16 años es cuando se convierten en guerreros adultos, edad a la que se les practica la circuncisión.

Según la tradición, para convertirse en un guerrero adulto, el joven masai tenía que cazar un león, con sus propias manos, como prueba de hombría. Un rito de iniciación que, en la actualidad, debido a la protección de leones, cuya población está en riesgo de extinción, y al profundo respeto por la naturaleza de los Masai, se ha convertido en una celebración simulada. Incluso, muchos guerreros masais se han convertido en guardianes y protectores de estos animales.

El papel de la mujer en la tribu y el matrimonio

Como en casi todas las tribus africanas, la poligamia es una práctica habitual en la tribu masai. Generalmente, los matrimonios están convenidos por los padres desde la niñez de las mujeres, siendo ellos los que eligen al yerno (niño) en función de la cantidad de animales que posea la familia.

Aunque, tal y como ocurre en la mayoría de comunidades africanas, la mujer tiene un papel fundamental, ya que son las encargadas de todo aquello relacionado con la vida cotidiana del pueblo. Construyen las manyatas, cuidan de los más jóvenes, de la limpieza y el mantenimiento de la casa, preparan la comida y hacen sus ornamentos y artesanías.

Conoce más acerca de nuestro proyecto de apoyo a la mujer masai.

Alimentación masai

Los Masai se alimentan principalmente de leche, mantequilla, sangre, miel y carne. Según su tradición, no deben ingerir leche y sangre a la vez, puesto que está prohibido alimentarse, al mismo tiempo, de un animal vivo y otro muerto.

Niños

Su función es la de vigilar el ganado, mientras las mujeres ordeñan a los animales.

Cuando tienen cinco años, se les quita los dos incisivos inferiores, no sólo por motivos estéticos, sino también para poder alimentarles sin problemas con una pajita, en caso de contraer la enfermedad del tétanos.

Conoce más sobre nuestro proyecto de educación masai.

Conflicto y paz

Una de las curiosidades de los guerreros masais, es su simbología con la lanza. Si la punta de ésta se encuentra apuntando hacia el suelo, puede ser tomado como una gran provocación.

Por el contrario, un símbolo de paz es ofrecer un puñado de hierba. Debido a su tradición ganadera, los Masai dotan a la hierba de un carácter sagrado, ya que es el alimento de su medio de subsistencia, el ganado.

Música y danza masai

Los Masai no precisan de instrumentos en sus ceremonias. Sus potentes voces y coros les sirven de instrumento musical. Además, sus danzas son famosas, en las que rivalizan por ver quién consigue el salto más alto.

 

Te recomendamos la maravillosa experiencia de visitar un poblado masai, donde podrás disfrutar y aprender, in situ y de primera mano, sus curiosidades y costumbres. ¡Contáctanos