Carrito

El poblado maasai (Enkerende) -que está liderando un proyecto pionero junto con ADCAM para poder generar un autodesarrollo de esta comunidad-, hoy mismo está siendo forzado a abandonar las tierras donde tenían ubicada su manyatta después de más de 25 años en ellas. Los terrenos del Área de Conservación de Lemek pertenecen a propietarios mayoritariamente beneficiados por el traspaso del colonialismo inglés al autogobierno keniata. Esta transición afectó gravemente a la tribu maasai que en pocos años tuvo que adaptarse radicalmente a un estilo diferente de vida.
Hoy en día la tribu de los maasais está gravemente amenazada y declarada en peligro de extinción según la declaración de Naciones Unidas en 2007 por el Derecho de los Poblados Indígenas (pdf).

El turismo es la única y gran fuente de ingresos del Masai Mara donde los turistas pagan altas tasas por visitar estos parajes protegidos y contemplar la fauna salvaje. Los propietarios del Area de Conservación de Lemek alegan que los maasais alejan a los animales y por tanto deben abandonar estas tierras. Sin embargo los maasai han sido y son los grandes conservadores del medioambiente y de la fauna que allí habita haciendo de Kenia un país diferente precisamente por su existencia.

Presuponemos que el motivo principal de este desalojo es que la manyatta Enkerende está liderando un proyecto global (educación, mujer, salud y microcrédito) que está permitiendo que esta tribu pueda obtener herramientas para dirigir su propio proceso de adaptación a estos rápidos y profundos cambios a los que de golpe se han visto sometidos (en 25 años han pasado de ser nómadas y reyes del Masai Mara a estar recluidos en pequeños terrenos sin mayor opción que el turismo). A través de este proyecto, más de 1.500 mujeres maasai están desarrollando sus propias vías de ingresos, educando a sus hijos/as desde su propia cultura y empoderando a una tribu que está siendo extinguida.

Cómo ayudar